viernes, 7 de diciembre de 2012

ELABORACIÓN DE GANCHO SACAPECES

Llevo tiempo buscando un gancho sacapeces pero ninguno de los que he visto en el mercado me terminaban de convencer, unos por su diseño, otros por su precio. El caso es que hoy, cuándo más llovía me acordé que por algún lugar tenía una varilla de acero inoxidable, procedente de un arpón de cuándo hacía pesca submarina, la neurona comenzó a funcionar, y hala a buscar los materiales necesarios.  Rebusco por el trastero y encuentro todo lo que necesito, además de la varilla, un trozo de madera, un mango y pegamento.
En primer lugar hice una especie de guía de madera que me serviría para darle forma algo profesional a la curva del gancho.
Para ello, primero pinté la curva.

A continuación y con la sierra de calar, corté la forma.

Bueno, un acabado un poco basto, pero para lo que va a servir, llega.

Luego vino el agujero dónde apoyaría la punta de la varilla.

El molde ya preparado y bien sujeto por dos sargentas y un tornillo a la mesa.

Antes de empezar el doblado, afilo la punta que con la varilla recta es mucho más fácil.

Ahora viene lo peor, introducimos la punta en el alojamiento y a doblar y hacer fuerza como un esclavo.

Sólo consigo doblar unos 60 grados, ya que la flexibilidad de la varilla la lleva a recuperar su forma original. Me veo obligado a echar mano del soplete y calentar la zona de doblado. Ahora sí, dobla fácilmente, enfrío con agua y esta parte, lista.

Como todo ha sido improvisado, tengo que quitarle el mango a una lima que tenía por ahí, la coloco, y pego con un poco de Nural.

Aquí el resultado, tan sólo media hora de trabajo y ya tengo mi super gancho sacapeces. Lo hice un poco más grande de lo que creo me será más cómodo, pero cuándo lo pruebe ya ajustaré el largo, caso de que haga falta


Con la experiencia de ayer en el doblado del acero, hoy he hecho uno más corto y con una varilla de 7 mm, está mucho mejor.

 Al final viendo que el gancho más corto queda mejor con el mango del rodillo, he cambiado el mango del más largo y le pongo uno igual, aproveché para doblar la punta de la varilla que queda dentro del mango y con esto se aumenta su resistencia. Y aprovecho el agujero que tiene para poner una anilla inoxidable para el cabo de seguridad, en este segundo gancho la argolla queda dentro del mango y no se ve.


Y como no podía ser menos, una punta tan afilada como esa no puede estar sin protección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario